VIDEO: Policías reprimen brutalmente a vecinos que exigían la renuncia de Indalecio Ríos

|
30 julio, 2017

Anuncios

Vecinos del fraccionamiento Las Américas exigieron a gritos la renuncia del alcalde de Ecatepec, Indalecio Ríos Velázquez, tras el brutal asesinato de la joven Mariana Joselín el pasado viernes en una carnicería del lugar.

Rebasado por los reclamos de la gente, el edil priista decidió huir del lugar sin atender a los colonos que exigían seguridad.

En respuesta, policías municipales arremetieron contra los inconformes con gas lacrimógeno y detuvieron a 10 de ellos, incluyendo varias mujeres.

Los inconformes fueron violentamente reprimidos por policías municipales que cuidaban la fuga del presidente municipal.

Cerca de 600 personas se reunieron en el Centro Cultural Las Américas, donde encararon al alcalde priista para reclamarle por la inseguridad que existe en el municipio, pero principalmente contra las mujeres.

Con gritos y pancartas, los ciudadanos exigieron la renuncia de Ríos Velázquez, a quien rodearon y no dejaron retirarse del lugar, a pesar de que intentaba huir.

Los vecinos expresaron su enojo e indignación por la muerte de la joven de 18 años, al concluir una marcha que realizaron desde la carnicería Carnicasa hasta el centro Cultural.

 

Vecinos convocados por delegadas de Las Américas, se reunieron con Indalecio en el centro deportivo y cultural de Las Américas, luego de que la gente protestara por el feminicidio de Joselin hace unos días. El director de Gobierno, pensó que tenía todo bajo control pues como siempre, esperaban una reunión a modo, lo que ni Indalecio, ni el director de Gobierno esperaban, es que la marcha organizada por otros vecinos y que venía desde la carnicería donde fue encontrado el cuerpo de Joselin, llegara al lugar de la reunión, al ver que los vecinos venían en modo de protesta, Indalecio intentó salir del lugar, pero los vecinos lo impidieron.

Incapaz de dialogar y calmar los ánimos, Indalecio optó por salir corriendo, lo que provocó el enojo de la gente quienes comenzaron a gritar, empujar y hasta aventarle piedras. Indalecio abandonó el lugar y los policías en el lugar se dedicaron a reprimir las protestas y el enojo, por medio de madrazos y detenciones arbitrarias. Señoras, niños y menores fueron subidos a las patrullas y llevados con rumbo desconocido. Vecinos amenazan con cierre de caseta del CEM si Indalecio no regresa a dar la cara.